La reforma tributaria - un llamado a la innovación

Por José Ramiro Bertieri Quintero

Se radicó este 8 de agosto la reforma tributaria del nuevo gobierno de Colombia; con ello se cerraron las especulaciones y se le pudo contenido a una discusión que llevaba unos dos meses, desde la elección presidencial. Mas allá de la discusión sobre los aspectos tributarios, recaudo, conveniencia y sectores afectados, conviene analizar un "mensaje subliminal" que esta reforma trae  para el sector productivo: se necesita innovar. Veamos algunos ejemplos.

- Impuestos a diferentes alimentos considerados no saludables. Es un tema que viene siendo discutido desde hace mucho tiempo; lo que busca no es convertir estos productos en fuente de rentas para el Estado, sino reducir el costo que implica al sistema público de salud, el tratamiento de múltiples enfermedades derivadas del consumo de alimentos no saludables; mas impuestos y medidas como el etiquetado se prevé incidan en una reducción importante del consumo de estos productos. 

La industria de alimentos, que debería ser intensiva en investigación y desarrollo; en Colombia opera mas en una lógica de aplicar fórmulas tradicionales, ligadas al uso de ingredientes no saludables, en su mayoría sintéticos. En algunos casos, como sucede con los jugos, han sido conminadas a no engañar la consumidor dejando claro sí son o no bebidas a base de fruta. Hay múltiples opciones para producir bebidas naturales, sin adición de azucar, somos un país diverso en sabores; desde luego, hay que trabajar en nuevas formulaciones, escalar procesos y desarrollar cadenas de abastecimiento; de eso se trata hacer I+D, pero el mercado - en especial el urbano -  sigue necesitando bebidas y alimentos procesados.

- Impuestos a combustibles fósiles. El paquete tributario contempla la eliminación de la opción de llevar al costo el pago de regalías que hacen las empresas extractivas; un beneficio que es realmente inaceptable pues termina por bajarle impuestos a las empresas que se lucran de la extracción de recursos no renovables; lo que pagan por regalías lo descuentan en el impuesto de renta. Además, se plantea un impuesto a la exportación de Carbón y Petróleo; una medida que tiene un efecto ambiental y también incide en la inversión extranjera.

El mensaje del Director de la DIAN ha sido claro: no hay interés en atraer esa inversión (industria extractiva); sin embargo sí hay interés en inversión en energías limpias y en también en proyectos que permitan consumir energía a nivel local, con mayor eficiencia; por ejemplo en los distritos energéticos que buscan generar una oferta de energía térmica (calor - frío) a nivel urbano. La transformación de la matríz energética y la transición hacia el consumo de energía limpia tiene efectos en diversas actividades económicas como la construcción e inmobiliaria (climatización, construccción sostenible); transporte (combustible limpio); preservación de alimentos (cadenas de frío, logística); generación y distribución eléctrica; entrar en este negocio implica aplicar nuevos conocimientos, investigar e innovar. 


- Beneficios tributarios sectoriales, zonas francas y otras gabelas a empresas. Las ventajas tributarias específicas configuran ventajas que terminan siendo anti-competitivas. Explicaba el Ministro Ocampo como, por ejemplo, hay empresas instaladas o constituidas como zona franca; que no exportan, pero pagan una tarifa reducida de impuesto de renta; así, un instrumento que fue diseñado para fomentar la exportación, se usa para obtener una ventaja en el mercado local, afectando la competencia.

De otra parte, las lógicas sectoriales organizadas con criterios como la clasificación CIIU no siempre responden a la forma como el mercado adquiere productos o servicios; las transformaciones impulsadas por la innovación hacen que, por ejemplo una necesidad que se atendía por la compra de un producto, ahora sea atendida por un bien suministrado como servicio; sin embargo, la necesidad (quee origina el consumo) es en escencia la misma; pero, tributariamente producto y servicio pueden tener tratamiento distinto, configurando ventaja para unos sectores en detrimento de otros. 

Promover la competencia entre empresas en condiciones lo mas equitativo posible, conlleva a que los factores que permitan generar ventaja para una empresa lleven a la competitividad; es parte de eso que llaman "equilibrar la cancha", que en realidad nunca estará equilibrada, pues hay empresas grandes con capacidad de inversión; hay empresas con mas capacidades de I+D+i; etcétera; pero mientras todas tengan las mismas reglas, su desempeño estará determinado por su gestión y decisiones, no por una ventaja tributaria. Mejor desempeño y mejores decisiones en las empresas pasar, en mucho por la capacidad de innovar, de integrar mas tecnología; de trabajar en áreas como analítica de datos e insertarse en la cuarta revolución industrial.

Desde luego; ver estas oportunidades, es en principio, una decisión de empresa. Probablemente habrá muchas de ellas que continuarán aferrándose a la fórmula que conocen y apostarán - de nuevo - por mover sus influencias en el Congreso para que estas reformas no sean aprobadas, sean aplazadas o terminen siendo mutiladas; y así evitar salirse de su zona de confort. Ojalá esa situación no se repita y esta reforma sea, no solo un medio para financiar la inversión del Estado, sino un impulso a la innovación. 

Bienvenidos sus comentarios!



Votos 0
Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

Comentarios

  • Totalmente de acuerdo con ustedes. Se imponte, entonces aguzar el ingenio y la creatividad para generar innovaciones que incidan en la econonmía para bien, y que más allá de disminuir costos en las empresas, se contribuya a la salud, el bienestar y el medio ambiente. Así, pues, la innovación es el camino.

     

This reply was deleted.

¡Tienes que ser miembro de OPEN Innovación Abierta para agregar comentarios!

Join OPEN Innovación Abierta

OPEN Innovación Abierta OPEN Innovacion Abierta gtag('config', 'AW-999007865');