OPEN Innovacion Abierta

Construcción Colectiva de Conocimiento

Un país que no cuenta con Doctores, pero que tampoco entiende ¿para qué los Doctorados?

SUSCRÍBASE A NUESTRO PORTAL Y RECIBIRÁ INFORMACIÓN SOBRE APOYO A PR...

Trascendió en los últimos días la noticia según la cual el Alcalde Enrique Peñalosa, a pesar de haber hecho gala de su título de Doctorado durante años, no cuenta con esta titulación; así lo plantearon Juana Afanador y Carlos Carrillo en su columna del El Espectador; y aunque el Alcalde se ha esforzado en negar que alguna vez el haya hecho mención a ese título, lo cierto es que no solo lo ha hecho (en sus libros y en entrevistas) sino que ha sido cuando menos displicente a la hora de solicitar que se corrija esta información, cuando la mención viene de terceros.

En el Diario La República, aparece este 12 de abril una nota que presenta algunos datos sobre el número de Doctores que existen en el país y hace énfasis en los niveles de formación de políticos, ministros, y directivos de empresas. Lamentablemente está mal llamada "investigación" - así la denomina el mismo periódico - en vez ayudar a tener una mejor comprensión del tema, termina por introducir una confusión mayor; que lleva a pensar que en este país, no solo no hay doctores, sino que no se tienen ni idea ¿para qué los doctorados?

Se presentan aquí 10 preguntas y respuestas que pueden ayudar a nuestra comunidad y al ciudadano del común a entender que es y para qué sirven los estudios de doctorado – ojalá los periodistas también las lean.

1)      ¿Qué es un doctorado? Quizás la mejor descripción de ¿en qué consiste un doctorado? la ha realizado el profesor Matt Might de la Universidad de UTAH en su página "The illustrated guide to a Ph.D." (aquí una traducción al español Por Ismael Peña-López), de forma resumida hay que decir: i) un doctorado es un tipo de formación para personas que quieren dedicarse a hacer investigación, que quieren profundizar en un tema pero sobre todo desarrollar una competencia avanzada como científicos; ii) las investigaciones en un doctorado, normalmente son bastante específicas, esto significa que un Doctor en Química obtiene el título por su trabajo específico sobre una molécula o un conjunto dentro de los millones de moléculas que existen; un Doctor en Biología, trabajará sobre una o unas pocas especies de organismos, o en un ámbito muy específico  de ellas (ej: alimentación, hábitat), o en Ciencias Sociales, en el análisis de un fenómeno social o una comunidad. Los estudios que una persona realiza para graduarse de doctor son importantes, porque hacen una pequeña pero valiosa contribución al conocimiento que la humanidad posee sobre un tema muy específico.

 

2)      ¿Para qué sirve hacer un doctorado? Fundamentalmente, para dos cosas; i) para aportar en la construcción de conocimiento científico, y ii) para formar(se) en la disciplina de la investigación científica. En conexidad con lo anterior hay algunos resultados de ese proceso; que sin ser los primordiales, en los últimos años se ha optado por darles una relevancia si se quiere exagerada, esto es las publicaciones, patentes, ponencias en eventos y otros llamados resultados de investigación. De tal forma que quien realiza un doctorado normalmente incluirá en su rutina – al menos, durante el tiempo que duren sus estudios – bastante trabajo de lectura; recolección, procesamiento y análisis de información; aplicación de técnicas de análisis, creación y/o diseño; redacción de documentos, y presentación en eventos. Al estar inserto en una comunidad científica, quien realiza un doctorado tiene oportunidad  de construir lazos de fraternidad con otros investigadores, de ahí surgen conexiones que luego pueden evolucionar a redes de investigación, que potencian el aprendizaje y la movilidad de saberes.

 

Las salidas profesionales de un doctorado dependen en mucho del entorno en cual se desarrolla el programa y la vocación de la persona; en todo el mundo, la salida más común es la de continuar su trabajo de investigación, ya sea en universidades, centros de investigación o en áreas de I+D de empresas; en los países en desarrollo son pocas las empresas que hacen I+D por tanto la vinculación de los doctores se da casi exclusivamente a universidades. Muchas personas con doctorado optan por ejercer como consultores, su título les confiere “ventaja comercial” pues contribuye a su marca personal; un doctorado contribuye razonablemente a formar consultores pues se trata de servicios basados en conocimiento. Para efecto del desempeño de cargos públicos, en efecto un doctorado puede valorarse positivamente, pero no es un requisito único ni suficiente; sería significativo si además de ser pertinente al área de desempeño está acompañado de otro tipo de experiencia y resultados como publicaciones, participación en grupos de investigación, entre otros factores.

 

3)      ¿Una persona con doctorado es un experto? En principio, se considera como un conocedor de un área muy delimitada de conocimiento, es decir; un doctorado en biología no necesariamente puede considerarse un experto en las ciencias biológicas, al menos no se convierte en experto por su doctorado, es posible que esta persona sume a sus estudios doctorales, estudios y trabajos previos, otro tipo de conocimiento diferente al científico (empírico, ancestral), que inclusive le podrían otorgar ese carácter de experto aun cuando no tenga doctorado. Se tiende a generar confusión por que la denominación de los programas es genérica (doctorado en ciencias sociales, doctorado en ingeniería), esto obedece más a una cuestión administrativa relacionada con el registro de estos programas ante las autoridades de cada país.

 

4)      ¿Qué competencias o habilidades NO se desarrollan en un doctorado? Aunque algunas instituciones universitarias y de investigación se valora positivamente aspectos como el liderazgo o la actitud emprendedora de las personas a las que admiten en un doctorado; lo cierto es que en un doctorado no forma gerentes o directivos (ni siquiera uno en Administración), no se forma líderes políticos o de otra naturaleza, no forma emprendedores; tampoco se forma en habilidades técnicas o artísticas (ej.: desarrollo de software, diseño, interpretación musical). Un programa de doctorado suele ser exigente en el conocimiento de métodos de investigación propios de cada disciplina y de la orientación epistemológica de la institución que lo imparte; no es común que tengan asignaturas o cursos donde se evalúen competencias de tipo práctico, e inclusive algunas entidades no aceptan que se realicen tesis de doctorado como trabajos de aplicación en una organización en específico. No hay razón para suponer que un doctorado hace a una persona hábil en la gerencia o dirección de organizaciones, ni siquiera en las que se orientan a labores de investigación o educación.

 

5)      ¿El Doctorado es el máximo grado o logro académico que puede obtener una persona? El Doctorado tiene un valor relativo, de una parte porque es una tipología de formación orientada a la investigación, entonces para una persona cuyo proyecto de vida está enmarcado en lógicas donde contar con habilidades científicas no sea determinante; un doctorado será más un logro personal que una referencia para la sociedad o su entorno; es el caso de los empresarios, se sabe que varios de los más reconocidos abandonaron la universidad; o de los artistas, en donde el talento innato o desarrollado pesa más que el título académico; ni hablar de los poseedores de conocimiento ancestral para quienes el título académico es insignificante, pues son herederos de una tradición. Además; para quien gusta del trabajo científico, hacer un doctorado también es opcional, perfectamente una persona podría optar por dedicarse a la investigación sin matricularse en una universidad; es más una cuestión de vocación y acceso a recursos.

 

6)      ¿El Doctorado es un título nobiliario o hace a una persona más digna de reverencia? En los países desarrollados; el doctorado determina el inicio de una carrera profesional de investigación, de tal manera que se espera que una persona luego de hacer su doctorado continúe durante muchos años aportando al conocimiento científico con proyectos, en la docencia, o en la aplicación práctica de su conocimiento; un buen ejemplo de este imaginario lo representa el personaje Dr. Reid de la serie de televisión Mentes Criminales, quien es descrito como un genio, joven, con dos doctorados; pero su trabajo se centra en su habilidad para procesar gran cantidad de información y abstraer relaciones entre datos que permitan perfilar casos criminales.

El doctorado es el inicio de una carrera y parte de un proyecto de vida; lamentablemente, en contextos marcados por el colonialismo se tiende a creer que un título de doctor amerita la mayor consideración, si bien es cierto obtenerlo es normalmente resultado de un gran esfuerzo y dedicación, convendría revisar por ejemplo la obra de dicho "doctor" después de obtener su título y ver así qué tan significativa es su contribución a la ciencia; buena parte de quienes obtienen un doctorado no vuelven a hacer ninguna investigación.

 

Un factor que genera distorsión en lo que podríamos llamar una “supra-valoración” del título de doctorado es la formalidad con la cual las universidades, en especial las de España; asumen procesos como la defensa de la tesis doctoral y la entrega del diploma. Pero esa formalidad, es solo eso, una cuestión de forma, que el diploma de doctor en España sea firmado por “Su Majestad el Rey” no necesariamente lo hace más valioso que el diploma de alguna de universidades menos formales donde el diploma es enviado al correo electrónico en formato PDF.

 

7)      ¿Tienen valor los títulos honoris causa? Un grado o título “honoris causa”, es un reconocimiento que hace una institución a una persona, por cuenta de su trayectoria, obra o mérito. Normalmente no tiene valor legal ni es reconocido por las autoridades e inclusive algunas instituciones que lo otorgan optan por no incluir la palabra “Doctor” simplemente “grado” ¿Cuál grado? No se explica ni se hace equivalencia. Lamentablemente, se han observado muchos de casos de crasa corrupción en donde se hace uso de este tipo de reconocimientos para acceder a cargos públicos o contratos; también son conocidos casos de personas vinculadas especialmente a organizaciones educativas que se auto-confieren títulos o que participan de falas redes científicas en donde se trafica con titulaciones o se hacen reconocimiento de títulos en el extranjero que luego valiéndose de artimañas hacen ver cómo legales. Es pertinente y necesario hacer la diferenciación, pues se tiende a incurrir en errores como lo hace el Diario La República  en su nota al mencionar a quienes tienen “titulo(s) honoris causa” como si fuesen doctores.

8)      ¿Son válidos los certificados de estudios intermedios en un doctorado?  De nuevo, esto tiene un carácter relativo; en algunos programas de doctorado se acostumbra a otorgar un “certificado de estudios avanzados” (como el que supuestamente ostenta el Alcalde Peñalosa) cuando la persona termina la etapa lectiva y/o presenta su propuesta de investigación; estos certificados normalmente no tienen una correspondencia legal con un título y de hecho no son un grado; menos en un doctorado donde la etapa de investigación normalmente representa la mayor parte del tiempo de duración del programa y tiene casi todo el peso en la obtención de título. Tener un “certificado de estudios avanzados” bien puede significar que una persona tiene o tuvo en el pasado la intención de hacer una investigación pero aún no la termina o nunca la llevó a cabo. Algunas universidades han optado a cambio del mencionado certificado por conferir un título de maestría a quien culmina esa etapa lectiva del doctorado.

 

9)      ¿Por qué es importante para un país tener programas de doctorado y personas con este tipo de formación? Porque estas personas están preparadas y se supone orientadas a hacer investigación, son las primeras llamadas a generar avance científico que permita construir progreso y desarrollo en sus diferentes formas (económico, social, intelectual); y esto es importante, porque está demostrado que la ciencia y la tecnología son un factor preponderante para el progreso de una nación. Tener un título de doctor lleva implícita una responsabilidad social de contribuir con dicho progreso desde el trabajo científico, pero es precisamente el trabajo y sus resultados lo valioso para la sociedad, no el título de una persona.

 

10)  ¿Qué daño puede causar  el llamar “doctor” a quien no tiene título de doctorado? el conferir un título de facto a una persona que no ostenta esa condición es un engaño, más aún cuando este título confiere cierta ventaja o “posición dominante”. Esta práctica denota y favorece la “ley del menor esfuerzo”, y conlleva a la pregunta lógica ¿para qué esforzarse durante años buscando un título que otros obtienen de facto?, existen en las organizaciones académicas diversas prácticas que están asociadas a este fenómeno; que van desde personas que agregan las letras “PhD” a su firma cuando todavía están en proceso de obtener el título, otras como el imponer a los funcionarios llamar “Doctor” a los docentes, sin importar si tienen no ese título, y hasta la costumbre de llamar “doctor” (en serio y en broma) a los estudiantes de Derecho desde primer semestre; todas estas son formas de engaño; que conducen a la mediocridad.

 

Afirman en diversos foros de debate que “la Universidad es reflejo de la sociedad”, quizás en este asunto sea la sociedad la que refleja las malas prácticas que en las universidades son comunes; es cierto que los antiguos diplomas de Medicina y Derecho acostumbraban a incluir la palabra doctor – aun algunas universidades lo hacen – y eso era socialmente aceptado pero hoy la diferencia en el ámbito académico que debería ser clara, parece más bien difusa y no parece haber un cambio de cultura en los espacios académicos que determine una certera valoración del título de doctorado.

Es normal para el ciudadano del común llamar “doctor” a quien ostenta cierto poder sobre él, más que una expresión de respeto es un producto de la ignorancia que incluso se asocia con formas despectivas, al fin de al cabo “doctor se le dice a cualquier...”

 

 

Lea aquí otras publicaciones de Mi Blog, sobre Investigación, Ciencia, Tecnología e Innovación

SUSCRÍBASE A NUESTRO PORTAL Y RECIBIRÁ INFORMACIÓN SOBRE APOYO A PR...

Vistas: 10996

Comentario

¡Tienes que ser miembro de OPEN Innovacion Abierta para agregar comentarios!

Únete a OPEN Innovacion Abierta

Comentario de JOSE RAMIRO BERTIERI QUINTERO el abril 14, 2016 a las 7:55pm

No he querido caer en juicios de valor asociados a la calidad del doctorado en función de la naturaleza de la institución o programa que otorga el título (presencial, semipresencial o a distancia), ese es un debate bastante largo y complejo, en el cual incluso prefiero declararme ignorante. 

Otra cosa es la mención que hago a la formalidad con la que se confiere el título, busco hacer notar que dicha formalidad es una cuestión institucional; respetable claro, pero que no debería llevar a un equivocada interpretacion respecto del mérito individual, la calidad de la persona o su trabajo. Por el contrario, creo que cuestionamientos como lo que se plantearon en una pancarta en la Universidad de los Andes en el año 2014 (ver imagen), son válidos y necesarios.

Con todo lo anterior, reitero como ya lo mencioné que efectivamente el obtener un título de doctor requiere de mucho esfuerzo y quien lo logra, tiene efectivamente un mérito en hacerlo; solo agregaría que el doctorado es una vía para hacer y trabajar en investigación, no creo que sea la única.

No se trata de "pordebajear" a quienes SÍ tienen un título de doctor; se trata por el contrario de hacer visible  y comprensible el significado y alcance de ese tipo de formación. No obstante, creo que como sociedad le damos mas valor a los títulos que a los logros y ello tristemente conlleva a generar formas de exclusión y discriminación. En todo caso, la intención de este escrito no es "igualar por lo bajo" a quienes Sí tienen un doctorado, con aquellos que sin tenerlo se hacen llamar "doctores"; por  el contrario, es ilustrar sobre la gran diferencia que existe y no seguir actuando de forma pasiva frente la mala práctica de llamar doctor a quien no lo es; o peor aún, de considerar que el auto-denominarse doctor es un engaño "socialmente aceptable"

Gracias a todos por su lectura, contribuciones y por compartir esta entrada del blog; siempre serán bienvenidos sus comentarios.

Comentario de Carlos Emilio Blanco Valbuena el abril 14, 2016 a las 6:29pm

He leído el artículo construido a base de preguntas y tiene mucha razón en la mayoría de las cosas que dice. Sin embargo echo en falta lo fundamental. Se queda cojo en justificar la importancia de la presencia de los doctores en la universidad. Primero parece que les da importancia y después los deja convertidos en simples investigadores a los que ni siquiera reconoce como expertos en lo suyo. Con lo que los perjudica frente a la opinión pública.

En este sentido,al contenido le falta lo siguiente:

A) Que el doctorado implica aprender a investigar investigando, por lo que el doctorando se ve obligado a desarrollar una serie de capacidades  que van más allá de la simple aplicación de la teoría de la investigación, algo que puede hacerse de forma mediocre aunque se sigan los pasos establecidos.

B) Que para poder pasar ese rubicón  hace falta tiempo, dedicación,  una preparación mental y anímica previa porque se trata de avanzar en el conocimiento creando nuevo conocimiento, y un montón de capacidades que debiera haber proporcionado el grado universitario previo, y que de no ser así conducirá al doctorando  al fracaso.

c) Que los doctorados hechos a tiempo parcial, a salto de mata, a distancia, o medio presenciales medio a distancia nunca son y serán doctorados propiamente dichos, aunque se entregue el cartón final. Y efectivamente, el doctorado es el principio y no el final de una carrera académica.

d) Los empresarios colombianos, deben cambiar la creencia de que el doctor es solo para la academia. Los doctores en las empresas ayudarían en mucho a ver más allá de lo que ven los empresarios. Ya es hora de que los doctores trabajen en las empresas, porque en las univerisdades no se les valora, ni se les valorará.

Comentario de Luis Humberto Falla Rivera el abril 13, 2016 a las 7:22pm

Excelente artículo, algunos lo usan sin serlo y ni siquiera saben en qué consiste y no tienen idea de lo que es hacer aportes a través de la ciencia. pero además teneos un gran problema: cual es el incentivo del doctorado en Colombia? Al regresar nuestros compatriotas llegan sobreperfilados y no tienen el apoyo de instituciones como Colciencias para seguir con el proceso de investigación con el que obtuvieron su doctorado.

Ahh, tienen razón, nada que ver un doctorado de España con uno en USA

Comentario de Esteban Galeano Gómez el abril 13, 2016 a las 11:45am

Gracias por el escrito. Muy bien fundamentado. Tristemente es nuestra realidad. Afortunadamente los que hemos hecho doctorado ha sido por un gusto tremendo por el conocimiento, y esa satisfacción queda en cada uno. Ya buscar reconocimiento es buscar caer en un hueco...

Comentario de ricardo candelo cardenas el abril 13, 2016 a las 9:18am

La exposición me parece interesante, pero sería clave preguntarse porque en Colombia y en el mundo hay pocos PH.D. Si la referencia es la teoría económica, ella explica la causa: El costo privado es más alto que el beneficio social. Sin embargo, por no tener en cuenta este axioma, una MInistra de Educación promete crear 10.000 doctorados sin preguntarse ni cuando, ni cómo, ni cuanto cuesta. Conviene recordar que el PH.D se pierde al siguiente año que no se investigue. Debería exigirse en Colombia que todo docente en  pregrado y por supuesto en posgrado que tengan doctorado. Así si funcionaría el mercado y no habría 10.000 sino 1 millon en 10 años, como lo ha hecho Corea del Sur. Es importante aclarar que esos PH.D deberían, PARA EL CASO COLOMBIANO QUE NO PROVENGA DE LA LENGUA NATIVA SINO DE OTRA PARA QUE TENGA VALIDEZ. POR ESO ES QUE EN ESTADOS UNIDOS SE EXIGE PASAR EL EXAMEN EN UNA SEGUNDA LENGUA. 

Comentario de Maria Elena Suárez de Soto el abril 13, 2016 a las 7:03am

Este artículo es muy valioso para ayudar a aclarar un tema culturalmente confuso

Comentario de alfredo jose constain aragon el abril 13, 2016 a las 6:52am

Es importante resaltar (que a veces se olvida) que un DOCTORADO es un MEDIO y NO un FIN (como muchas veces se toma). La verdadera medida de la utilidad de este titulo es cuando el tenedor PRODUCE ARTICULOS, PATENTES y PROYECTOS de muy alto nivel. Si un PhD no hace eso pues no es un "Doctor".

Comentario de Camilo Andrés Grajales López el abril 12, 2016 a las 10:50pm

Muy interesante el escrito

© 2017   Creada por TEAM Ingeniería de Conocimiento.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio

OPEN Innovación Abierta OPEN Innovacion Abierta Your content is here. The verification ID will NOT be detected if you put it here.