OPEN Innovacion Abierta

Construcción Colectiva de Conocimiento

Propiedad Intelectual e Intangibles, de la simple protección a la gestión estratégica de activos

"La verdad no le veo futuro a su idea, cuando tengo un asunto con marcas se lo dejo al abogado"así se expresó uno de los socios de un startup colombiana dedicada a las aplicaciones para taxis; estábamos participando de un programa de formación de emprendedores del Founder Institute en Colombia, él como mentor y yo como “estudiante”;  mi idea estaba orientada (y lo siguen aún) a proveer servicios para gestionar de forma más eficiente los activos intangibles en las empresas; un proyecto con el cual espero avanzar más en serio este año.

Como en muchos casos que conozco; en nuestro entorno los empresarios actúan comúnmente, sobre la base de ideas pre-concebidas lo cual es una barrera para incorporar conocimiento en sus procesos y en sus negocios. Esto ciertamente es lo que sucede cuando se habla de propiedad intelectual (PI) y activos intangibles, y se considera que es un “asunto de abogados”; si bien es cierto hay algunos límites que el ejercicio de las profesiones imponen (ej: la representación ante la justicia, la firma de estados financieros, o la prescripción de medicamentos) buena parte de las actividades propias de los negocios no reconocen esos límites, muchos de los asuntos que se consideran “asunto de abogados” no lo son, como la gestión financiera no es asunto exclusivo de contadores, o la salud ocupacional, no es asunto exclusivo de médicos.

Es el caso de la gestión de activos de intangibles, lo primero sería entender que se trata de una evolución de los conceptos de propiedad intelectual; la mayoría de intangibles en una organización están definidos por la teoría en este ámbito:

  • Propiedad industrial, que comprende signos distintivos (marcas), nuevas creaciones (patentes, diseños) y variedades vegetales
  • Derecho de autor, que comprende obras artísticas y musicales, obras literarias, obras audiovisuales, software; y los derechos conexos (reproducción, interpretación, adaptación, traducción, entre otros).
  • Los secretos empresariales.

Además de lo anterior, existen otros activos como los nombres y dominios de Internet, los datos personales, sobre los cuales la trata la teoría de PI avanza en su caracterización. De forma complementaria la teoría contable ha desarrollado los conceptos de “Good Will” o Crédito Mercantil y Know How, asociados también a activos intangibles.


Lo segundo es establecer una diferencia básica; realizar trámites no es lo mismo que gestionar; y proteger un activo desde el punto de vista legal; no es lo mismo que generar valor a partir de su uso o comercialización. Veamos algunos ejemplos.

  • Una persona en el grupo Startup Colombia en Facebook,  preguntaba sobre un conflicto entre el interés de su cliente en tener exclusividad sobre un desarrollo de software y el interés de él por vender ese mismo desarrollo a otros clientes. En este caso estamos hablando de un aspecto relacionado con la estrategia, cualquiera de las dos opciones es posible; pero “exclusividad” es un factor que incrementa la propuesta de valor y en consecuencia debe ser tenido en cuenta a la hora de negociar el precio. Su cliente debe también considerar la relación costo-beneficio de dicha exclusividad; si logran ponerse de acuerdo, ahí si eventualmente se requiera un buen abogado que estructure el contrato, y los trámites de registro del software - en Colombia - pueden ser realizados: sin costo, sin intervención de abogado y totalmente en línea en la web de la Dirección de Derechos de Autor.
  • En un grupo de empresas que desarrollan un esquema asociativo, comparten intereses y hacen negocios en conjunto; varias de ellas estaban en proceso de certificación de la norma BASC y por cuenta de ello debían contar con una “cartilla de prevención de alcoholismo y sustancias PSA” (una obra literaria); cada empresa diseñó su propia cartilla, destinando tiempos de personal y otros recursos para ello, al final cada una tenía su propio desarrollo. La cartilla no tiene una especificidad, bien podría haberse contratado un solo diseño conjunto, o más fácil; haber otorgado “licencia de uso” de la cartilla de una de las empresas para todos. La asociatividad es un medio para compartir recursos y también aplica para bienes intangibles.
  • En una empresa de servicios de comercio exterior, un empleado tiene dominio de la herramienta Ms Excell© y por cuenta de ello ha podido desarrollar un conjunto de formatos que le permiten hacer su trabajo mejor y más rápido que otros empleados que realizan labores similares a la suya. Los demás colaboradores no acceden a dichos formatos, y más allá de reconocer que él es “muy bueno con el Excell” en la empresa no se conoce a ciencia cierta cuales son las  ventajas de dicho formato y  no se tiene registro del mismo. El dueño de la empresa presume que ese formato es “propiedad de la empresa, porque fue desarrollado en horas laborales”, pero el empleado alega que no fue así y que además, la empresa no le reconoce ningún incentivo por compartir el formato ni lo contrato por su habilidad con ese software. Un “simple formato” de hoja de cálculo muestra como la empresa: i) no conoce ni protege debidamente sus activos intangibles, ii) no gestiona estos activos para tener mayor productividad, iii) no incorpora elementos de la gestión de intangibles en procesos de contratación de personal, prácticas laborales o incentivos

En Colombia y otros lugares del mundo, con la implantación de las Normas Internacionales de Información Financiera, ha surgido la obligación de hacer visibles los intangibles en la realidad contable de la empresa; es un primer paso. Si se tiene un activo como un mueble o un computador el cual no se utiliza, normalmente se da de baja o se busca “ponerle oficio” para generar ingresos, ahorros, mejor ambiente de trabajo o más productividad. De igual manera se debería gestionar una librería o unas líneas de código en una empresa de software, una fotografía, un render o un boceto en una empresa de diseño; o una marca registrada en cualquier negocio.

La llamada Cuarta Revolución Industrial, es un escenario donde se incrementarán las transacciones con activos intangibles; en vez de mover mercancías por el mundo en barcos y contenedores, las empresas moverán archivos digitales que podrán ser utilizados en impresoras de 3D; para hacer negocios basados en Big Data se necesitan datos (sí, es obvio); quien tenga los datos, tiene un activo valioso. En este escenario no basta con proteger la propiedad intelectual, muchos menos con creer que la gestión de intangibles es “asunto de abogados”, el reto es generar valor a partir de ellos ¿están usted y su organización preparados?.

Agradezco todos sus comentarios

JOSE RAMIRO BERTIERI QUINTERO

Ingeniero Industrial - Msc en Sociedad de la Información y el Conocimiento

 

Vistas: 1283

Comentario

¡Tienes que ser miembro de OPEN Innovacion Abierta para agregar comentarios!

Únete a OPEN Innovacion Abierta

Comentario de Leidy Johanna Cárdenas Solano el mayo 31, 2017 a las 11:53pm

Muy buen artículo. Trabajé mi tesis de maestría en la coyuntura entre gestión del conocimiento y seguridad de la información. Y me ha enriquecido leer este apartado. Me gustaría en un futuro corto que podamos interactuar e incluso discutir nuestras temáticas para llegar a publicar juntos y aportar desde nuestra experiencia al fortalecimiento de la temática. (Email. leidy.cardenas2@correo.uis.edu.co)

Comentario de Francisco S. el enero 25, 2017 a las 4:54pm

Interesante tema para todos los campos y sectores que consideran que ciertos desarrollos son únicamente exclusividad unos pocos 

Comentario de Ramón Antonio Toro Pulgarín el junio 21, 2016 a las 11:41am

Jose Ramiro,

Que buen artículo, evidentemente estamos en una importante transición espacio - temporal en las empresas enfrentando todas estas nuevas dinámicas y entendiendo como lo que era lógico ya no tan solo es lógico, sino que además debe ser protegido y mientras se pueda; evitar que se "asuma" que existe y es de propiedad de la organización.

El conocimiento es cada vez más complejo de administrar, y en gran mayoría, los intangibles provienen de él, pocos son lo que no; reflexiones importantes a tener en cuenta ... Gracias!

Comentario de Andrés Sánchez Ospina el marzo 15, 2016 a las 9:48pm

Hola Jose Ramiro. Este parece un típico caso de ausencia de planificación estratégica. Una actividad que pretenda el posicionamiento de cualquier marca debe al menos definir un alcance prospectivo de la misma. 

Saludo.

Comentario de JOSE RAMIRO BERTIERI QUINTERO el marzo 15, 2016 a las 4:52pm

Buen aporte Andrés; el ámbito de trabajo sobre marcas es otro buen ejemplo; en estos días veíamos como en un concurso de una marca de jugos, un par de concursantes optan por regar al piso el contenido de las cajas de jugo que les permitían participar para ganar boletas para un concierto. 

La idea de hacer un concurso para posicionar la marca de la empresa, terminó en que a la misma empresa le tocó salir a ofrecer excusas por el comportamiento de estas personas; ¿cuál es la falla en este caso?, como yo lo veo, en este tipo de actividades hace falta mejorar la orientación del trabajo con las empresas que organizan los eventos en donde la marca de la empresa se ve involucrada; no es solo "hacer un concurso", es analizar cuales son esos riesgos que se generan en situaciones como estas. 

Y bueno, habrá casos en los cuales los consumidores asumen comportamientos absurdos. La lección aprendida - tanto para esta empresa como para otras - es que hay que poner límites y normas y prever los riesgos que se generan cuando se expone la marca al "libre uso" de dichos consumidores. Es un tema de gestionar, en este caso; conocimiento.

Comentario de Andrés Sánchez Ospina el marzo 15, 2016 a las 3:45pm

Cordial saludo a todos.

La Propiedad Intelectual (PI) se queda corta sin su gestión estratégica. Si la reducimos a la simple protección de intangibles, si el alcance lo dejamos exclusivamente a su protección jurídica, si la consideramos apenas un “asunto de abogados”, entonces pierde su eficacia, su efecto, su propio valor. Si la PI no contribuye a promover y enriquecer la actividad de las artes y las ciencias, su razón de ser pierde sentido.

Como abogado se tiende a mirar lo estrictamente jurídico, y los problemas en la práctica, son precisamente de ese tipo que ejemplifica Jose Ramiro, los cuales trascienden el asunto meramente formal de la PI: la decisión estratégica de la exclusividad y la comercialización; los procesos asociativos en la creación de intangibles y su alcance práctico; la gestión adecuada del conocimiento [y de la PI] en las empresas; y muchos otros… agrego uno que es muy común: muchos comerciantes creen que su nombre comercial es su marca.

Ante este tipo de inquietudes la actividad del abogado debe trascender la protección formal de los intangibles. Debe éste articularse con el inventor, con el creador, con el administrador, con el gerente, con el ingeniero, y esta relación no simplemente para proponer la mejor categoría de PI que se ajuste al interés de aquéllos, sino para determinar todo un presupuesto estratégico de mercado.   

Considero que el abogado de PI debe entender la creación más allá de la materialización de una idea, y en algún sentido, ser copartícipe de la crianza del producto que, como todas, requiere de una ardua tarea de educación. Ésta es precisamente la falencia de nuestros empresarios, la escasez en nuestros emprendedores, la ausencia en las entidades de formación. Y aunque ya haya bastantes esfuerzos con el objetivo de capacitar en PI en nuestro país, falta mucho por cambiar su paradigma tradicional (jurídico) hacia un objetivo estratégico de progreso.

Nuevamente saludos. Gracias por el artículo. Muy interesante.

Comentario de Helga Bermeo el marzo 12, 2016 a las 4:38pm

El artículo es interesante y me motiva a compartirles la experiencia que tuvimos en la Universidad que laboro. Luego de tomada la decisión de crear la normativa y la reglamentación institucional para la gestión de la propiedad intelectual en la Institución, un punto de base fue hacer el inventario de lo susceptible de PI. Para sorpresa de las Directivas de la Universidad, la documentación realizada reportó más de 500 'activos', en su gran mayoría intangibles generados por los grupos de investigación, que no eran considerados como tal por parte del Departamento Administrativo, ni en su sistema contable ni en su sistema de aseguramiento institucional.  

Comentario de FLOR LUBIA LÓPEZ IBAÑEZ el marzo 10, 2016 a las 5:56am

Cordial saludo José Ramiro y demás profesionales,  me podrían indicar un contacto de alguna  universidad o entidad que nos pueda orientar un taller en la generación de valor en la empresa  a partir de intangible, ojala desde la experiencia?, como SENA podríamos aportar los costos de viáticos, es para un grupo de investigación.

Comentario de MONICA MARIA SANCHEZ SIERRA el marzo 9, 2016 a las 9:01pm

Mil gracias... Lo tenderemos en cuenta.

Comentario de TEAM Ingeniería de Conocimiento el marzo 9, 2016 a las 8:45pm

Bueno Mónica, dicen que el primer paso para resolver un problema es reconocer que existe; este tipo de formatos, cartillas y demás material puede ser protegido por vía del Derecho de Autor como obra literaria. Esto no tiene costo, es el mecanismo base para iniciar una reclamación frente a terceros por uso indebido de este tipo de producción.

© 2017   Creada por TEAM Ingeniería de Conocimiento.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio

OPEN Innovación Abierta OPEN Innovacion Abierta Your content is here. The verification ID will NOT be detected if you put it here.